La limpieza dental profesional: una forma de prevenir las enfermedades dentales

¿Qué es una limpieza dental?

La limpieza dental es unos de los tratamientos más demandados en odontología y cumple una importante función preventiva frente a las enfermedades dentales. Cepillarse regularmente, usar hilo dental y colutorio es importante, pero acudir regularmente a un profesional es también fundamental.

Con la limpieza se elimina el sarro, la placa bacteriana y las manchas de los dientes.

Cualquier persona puede realizarse una limpieza dental, a no ser que tenga una enfermedad en las encías como la periodontitis, que requerirá un tratamiento más profundo y específico.

¿Cómo se realiza?

La forma más habitual de realizarla es mediante el empleo de un limpiador ultrasónico. Este produce pequeñas vibraciones que rompen los cristales de sarro que están adheridos a los dientes, logrando que se desprendan. Liberará además agua para refrigerar el diente y arrastar el cálculo, que será recogido por el aspirador del sillón. Para terminar, se hace un pulido de los dientes empleando un cepillo rotatorio.

¿Es dolorosa?

La limpieza no es dolorosa. Sí es cierto que los pacientes que sufren gingivitis o hipersensibilidad dental pueden notar puntualmente alguna molestia. En estos casos se puede plantear anestesiar la zona hipersensible, aunque no suele ser necesario.

Sólo un profesional acreditado, como un dentista o un higienista dental, pueden realizarla. Es importante que la realice un experto porque, de no hacerse de forma correcta, puede originar problemas en la salud bucodental.

¿Qué medidas debo tener en cuenta tras hacerme una limpieza?

Tras realizarnos una limpieza, es recomendable no tomar alimentos o bebidas que tiñan, ni fumar, las 24 horas posteriores. La limpieza altera la película adquirida, que nos protege de las tinciones. Esta capa la forma nuestra saliva y se regenera en este tiempo. Es posible que notemos los dientes más sensibles los días siguientes, pues al retirar el tártaro los dientes están en contacto más directo con los estímulos térmicos, pero esta sensación suele durar sólo unos días.

¿Cada cuánto tiempo debo hacerme una limpieza profesional?

La frecuencia con que hay que realizarla depende de cada paciente, de los hábitos de higiene que tenga y de su predisposición genética a acumular sarro. No obstante, en un principio es recomendable hacerla como mínimo una vez al año.

¿Qué ventajas tiene hacerse una limpieza dental profesional?

La limpieza elimina la placa bacteriana, el sarro y las manchas superficiales y reduce la inflamación de las encías, dejando una boca limpia que dan ganas de cuidar. No tener una higiene bucal constante puede crear problemas como la halitosis, el sarro, la caries, gingivitis o periodontitis.

Para evitar estos problemas es conveniente realizar una limpieza dental ya que se logrará limpiar los dientes de una forma más profunda que con el cepillo de dientes y ayudará a evitar las enfermedades dentales. Verás además el resultado al terminar el procedimiento.

Aprovecha nuestra oferta 2 por 1 en limpieza dental!

¿Estás pensando en hacerte una limpieza dental? ¿Quieres hacerte una limpieza para evitar que los excesos del verano te pases factura? Pues este es tu momento, aprovecha nuestra oferta 2 por 1 en limpieza dental.

Crédito de la foto: clínica dental castilla y león

¿Te ha gustado? Compártelo :)

0 comentarios en “La limpieza dental profesional: una forma de prevenir las enfermedades dentales

Deja tu comentario