La historia del Ratoncito Pérez

La historia del Ratoncito Pérez no es una historia cualquiera. Desde pequeños nos han hablado de este ser mágico, de este precioso ratón al que nunca vimos pero a menudo sentimos. Hoy os hablamos de cómo nació la leyenda del Ratón Pérez, el amigo que recogía los dientes que se nos caían y nos dejaba un regalito bajo la almohada…

La historia del Ratoncito Pérez tiene paralelismos con su compañera alemana, el Hada de los Dientes. O con otro seres mágicos que han ido tomando diferentes formas y nombres en función de las diferentes culturas. Os contamos esa historia perfecta para el momento en el que queremos enseñar a los más pequeños a cepillarse los dientes.

La historia del Ratoncito Pérez

Ratoncito Pérez, El Ratón Pérez, Ratón de los Dientes, Ratoncito Odón… diferentes nombres para referirse a un mismo personaje compartido por todos los hispanohablantes.

En otros países europeos como Alemania (Die Zahn-Fee), Fracia ((la petite souris) o Italia (Topolino o Topino) se han referido al archiconocido Ratoncito Pérez con otros apelativos, aunque siempre manteniendo la esencia de su historia.

El origen del ratoncito en los libros

Uno de los primeros registros de las pisadas del famoso ratón en la literatura data del siglo XVIII. La baronesa d’Aulnoy escribe el cuento La Bonne Petite Souris (El Buen Ratoncito). Era la historia de un hada que se convierte en ratón para acabar con un rey malvado. Así, escondiéndose bajo la almohada de éste, hace que se le caigan todos los dientes.

En España hay varios registros sobre la historia del Ratoncito Pérez. La novela de Pérez Galdos Las Bringas (1984) habla de uno de los personajes, Francisco Bringas, comparándolo con el mágico roedor. Corría 1984 cuando encargan a Luis Coloma un cuento dedicado al que sería rey Alfonso XIII. Entonces, Coloma inventó una historia en la que situaba la vivienda del ratón en la Calle Arenal, 8, sede de la famosa Confitería Prast. Hoy en día hay una placa en esta confitería que hace referencia al cuento dedicado a Alfonso XIII. A escasos metros de la Puerta del Sol, en Madrid, los niños y los mayores pueden disfrutar visitando la Casa Museo del Ratón Pérez.

Esperamos que os haya gustado la historia del Ratoncito Pérez. Una buena oportunidad para ir acercando a los más pequeños de la casa al mundo del cuidado dental.

[cta headline=»¿Revisamos la salud de tu boca?» buttontext=»Pedir cita» buttonlink=»http://www.guadentis.com/cita-online/» ] Solicita presupuesto sin compromiso alguno, estaremos encantados en atenderte y asesorarte. [/cta]

¿Te ha gustado? Compártelo :)

0 comentarios en “La historia del Ratoncito Pérez

Deja tu comentario