Evitar el mal aliento

Hoy compartimos algunos consejos para ayudaros a evitar el mal aliento. Un alto porcentaje de la población tiene problemas de halitosis, y salvo situaciones más complicadas que deben tratarse por especialistas, muchos casos pueden mejorar con una buena higiene bucodental. Para evitar el mal aliento lo primero que debemos hacer es tener una buena rutina diaria de higiene bucodental. No basta con el cepillado de dientes realizado de cualquier manera. El uso de hilo dental para retirar restos de alimentos que quedan en los espacios interdentales; un correcto cepillado de dientes; y el uso de enjugue bucal se hacen imprescindibles. Además, hay utensilios como el irrigador dental y el limpiador lingual que pueden ser muy útiles en la higiene de la boca y al combatir la halitosis.

Consejos para evitar el mal aliento

Además de utilizar correctamente el cepillo de dientes, la seda dental y el colutorio, usar otros dispositivos como el irrigador dental y el limpiador lingual pueden ayudar a evitar el mal aliento. El irrigador, que lanza un flujo de agua a presión de forma permanente sobre los dientes, ayuda a limpiarlos en profundidad. Sobre todo es recomendable para eliminar restos de alimentos en los espacios interdentales. Por eso algunas personas lo utilizan en lugar del hilo dental. Por su parte, el uso del limpiador lingual es muy recomendable para evitar el mal aliento. Sobre todo se re recomiendan limpiar en profundidad la superficie de la lengua por las mañanas, porque durante la noche se acumulan muchas bacterias responsables del mal olor bucal.

Siguiendo estos consejos podemos mejorar en gran medida nuestro aliento, aunque hay casos más complejos donde lo que recomiendan los especialistas es siempre acudir a un especialista.

Esperamos haberos ayudado a comprender mejor la necesidad de una buena higiene bucal diaria para cuidar de la salud de nuestra boca y del buen aliento. ¡Ante cualquier duda consulta con tu dentista habitual!

¿Te ha gustado? Compártelo :)

0 comentarios en “Evitar el mal aliento

Deja tu comentario