Mes: febrero 2014

Consejos para ayudar a cuidar la boca los hijos

Cuidar la boca los hijos  debe comenzar desde de nacer.  Vamos a explicaros cómo debe ser la higiene oral de los niños en función a su edad.

 BEBÉS

Aunque parezca precoz, debemos pasar una gasa húmeda por la encía después de las tomas. En cuanto erupcionen los dientes debemos limpiarlos con una gasa o con un cepillo para bebés, sólo con agua.

NIÑOS PREESCOLARES

Es habitual que los niños pequeños quieran cepillarse los dientes. Deben hacerlo tres veces al día, para adquirir el hábito del cepillado, pero debemos repasarlo porque todavía no tienen la habilidad manual para hacerlo correctamente.

No es recomendable que usen enjuagues porque se lo tragarían, pero sí una pasta de dientes específica para su edad.

NIÑOS ESCOLARES

Con esta edad el cepillado se hará con una pasta de dientes adecuada para su edad, que contenga flúor. Pueden utilizar colutorios infantiles, aunque hay que tener claro que es un complemento al cepillado, no un sustituto.

Para comprobar si lo están haciendo bien, existen pastillas reveladoras de placa de venta en farmacias que tiñen la placa que no se ha eliminado tras el cepillado. De esta manera los niños pueden ver dónde no lo hacen bien.

Es importante controlar la alimentación a estas edades, procurando que las meriendas tengan alimentos saludables como bocadillos y fruta para que muerdan, evitando las bebidas carbonatadas.

ADOLESCENTES

A estas edades hay que apelar en ocasiones a la imagen y la posible halitosis para reforzar la higiene oral.

Se pueden usar colutorios, en este caso específico para problemas de las encías o para reforzar el esmalte según le recomiende su dentista.

Se debe adquirir el hábito de usar la seda dental, al menos una vez al día, preferiblemente por la noche.

Es importante que revisemos de vez en cuando la boca de nuestros hijos, fijándonos en las encías, para detectar precozmente problemas periodontales que se pueden solucionar con una buena técnica de higiene oral.

Si tiene alguna duda en nuestra clínica dental en Sevilla podemos ayudarle. Nuestro equipo de dentistas tiene amplia experiencia en el tratamiento en niños de distintas edades.

¿Por qué tengo el diente que me acaban de empastar sensible?

En algunas ocasiones, tras empastarse un diente, este molesta incluso más que antes de tratarse. Ante esto, los pacientes consultan al dentista dudas del tipo ¿se habrá quedado mal el diente? , ¿habrá llegado el empaste al nervio?,  ¿ esto es normal?

Para entender por qué ocurre esto hay que saber que el composite, el material de obturación más utilizado, se coloca en el diente con una técnica adhesiva y endurece por un sistema de fotoactivación por luz. El mecanismo de fotopolimerización produce una pequeña contracción del volumen del material, generando una tensión en las paredes del diente al ser un material adherido. Esta tensión se transmite a las terminaciones nerviosas, provocando hipersensibilidad.

Composite Guadentis
Composite

 

Como la mayoría de las obturaciones se realizan en las superficies de masticación, la hipersensibilidad se percibe fundamentalmente cuando se come, incrementándose si se trata de alimentos duros o crujientes por generarse mayor tensión y deflexión en las paredes del diente.

Otro factor que influye en la aparición de hipersensibilidad es la proximidad de la obturación a la pulpa (el nervio). Se debe a que, al ser mayor el volumen de composite, el grado de contracción es mayor. Además, al haber retirado mayor cantidad de tejido, puede haber una irritación en el nervio. La hipersensibilidad desaparece cuando el diente se adapta a la nueva situación. Este periodo suele durar de 15 a 30 días, pero se considera dentro de un límite de normalidad hasta seis meses.

Si necesitas algún tratamiento o te molesta algún diente ven a visitarnos a nuestra clínica dental en Sevilla, la primera visita y presupuesto es totalmente gratis. Puedes solicitar una cita online o llamar al 954 69 40 59.

¿Qué es una limpieza bucal y cómo se realiza?

La limpieza bucal, también llamada tartrectomía, es el procedimiento por el que se elimina el cálculo dental (sarro), la placa bacteriana y las manchas de la superficie de los dientes. Para ello se utiliza fundamentalmente un aparato de ultrasonido y un cepillo rotatorio con una pasta de pulido.

La unidad de ultrasonido produce pequeñas vibraciones que rompen los cristales de sarro que están adheridos a los dientes, logrando que se desprendan. Libera a su vez agua para refrigerar e ir arrastrando el cálculo, que será recogido por el aspirador del sillón dental. No es doloroso, pero sí es cierto que aquellos pacientes que tienen gingivitis o sensibilidad en los dientes pueden notar puntualmente alguna molestia. En estos casos se puede plantear anestesiar la zona hipersensible, aunque no suele ser necesario. Tras esto, se emplea una pasta de pulido con el cepillo rotatorio con la finalidad de eliminar las manchas y dejar la superficie de los dientes más lisa, dificultando así que el sarro vuelva a formarse.

Tras realizarnos una limpieza, es recomendable no tomar alimentos o bebidas que tiñan, ni fumar, las 24 horas posteriores. La limpieza altera la película adquirida, que  nos protege de las tinciones. Esta capa la forma nuestra saliva y se regenera en este tiempo. Es posible que notemos los dientes más sensibles los días siguientes, pues al retirar el tártaro los dientes están en contacto más directo con los estímulos térmicos, pero esta sensación suele durar sólo unos días.

Al eliminar la placa y el tártaro, la limpieza es una medida preventiva para evitar desarrollar caries y enfermedades en las encías. La frecuencia con que hay que realizarla depende de cada paciente, de los hábitos de higiene que tenga y de su  predisposición genética a acumular sarro. No obstante, en un principio es recomendable hacerse una limpieza al año.

Si crees que necesitas una limpieza dental no dudes en contactar con nosotrosY recuerda que hasta Marzo tenemos un nuestra oferta de limpieza dental y blanqueamiento por solo 120€.

¿Dudas sobre el blanqueamiento dental? Te las resolvemos todas!

En un artículo anterior explicamos en qué consistía la técnica del blanqueamiento dental. Ahora vamos a aclarar algunas de las dudas que pueden abordar a aquellos que se plantean blanquearse los diente:

¿Qué diferencia hay entre el blanqueamiento realizado por un dentista y los productos de blanqueamiento de las Farmacias?

Antes de comenzar el tratamiento de blanqueamiento la dentición debe ser cuidadosamente examinada. Sólo el dentista puede diagnosticar situaciones en que está contraindicado blanquearse los dientes. Los productos disponibles en farmacias pueden ser abrasivos y desgastar a largo plazo el esmalte y, en el caso de que se apliquen con férulas ya confeccionadas, existe riesgo de que no estén bien ajustadas, proporcionando un resultado irregular o irritación en las encías.

¿Existe alguna contraindicación?

El blanqueamiento no está indicado para mujeres embarazadas o en período de lactancia. No debe ser utilizado por personas con alergia a alguno de los compuestos del material ( como peróxido de hidrógeno o aroma de menta). Los fumadores no deben fumar mientras esté el producto en la boca y no está indicado para dientes con un esmalte muy irregular.

¿Por qué algunas veces se sufre hipersensibilidad después del blanqueamiento?

La hipersensibilidad después del blanqueamiento se debe a la deshidratación. El gel de blanqueamiento puede contener componentes que restan el agua del diente. Las reacciones dolorosas pueden ser mitigadas o curadas con flúor o productos desensibilizantes. La rehidratación se suele conseguir aproximadamente dos  semanas después de la terapia de blanqueamiento.

¿Se puede efectuar el blanqueamiento si el paciente siente dolor?

La deshidratación del diente puede ser la principal causante de la hipersensibilidad en el curso del blanqueamiento. Recomendamos los siguientes pasos para el tratamiento del problema:

  • Se advierte al paciente que se enjuague con un producto desensibilizante o con alta concentración de flúor después de usar la férula. La férula puede rellenarse alternativamente con estos productos.
  • Si la hipersensibilidad se vuelve más acusada, el tratamiento de blanqueamiento se suspende un día o se usa la férula durante menos tiempo, como por ejemplo 2 horas al día.

¿Puede dañar la encía el gel de blanqueamiento?

Si la férula está correctamente colocada, estando ajustada al diente, la encía no se verá afectada. En ocasiones la encía se ve blanquecina cuando se retira la férula, esto desaparecerá en unas horas y no es perjudicial. Esto se puede evitar con los pasos siguientes:

  • No llenar en exceso la férula, rellenar los huecos escasamente.
  • Retirar el exceso de material inmediatamente.

Si estás pensando en hacer un tratamiento de blanqueamiento te recomendamos que no dejes escapar nuestra oferta de blanqueamiento dental en Sevilla. Solo por tiempo limitado!

¿Alguna duda más? Si es así, déjanos tu comentario 🙂